Pablo Alfaro Molina

Pablo Alfaro Molina, (Albacete, 27 de octubre de 1983).

Pablo es uno de los mayores estandartes de la actual pintura figurativa de Castilla la mancha, sus paisajes y pinturas alegóricas  han devuelto a la pintura local a unas raíces ancladas a la tradición pictórica española con referentes como Velazquez y Goya como “musas” de su trabajo.

DISEÑOS DE PABLO ALFARO

Carolina Gomez molina

Pintora, poeta y artesana natural de Albacete, su producción gráfica se centra en pinturas de tipo alegórico y surrealista.

DISEÑOS DE CAROLINA GÓMEZ MOLINA

Alberto Perez Andres

Alberto Perez es un diseñador nacido en Albacete con una larga trayectoria profesional.

A lo largo del tiempo se ha caracterizado por demostrar limpieza y claridad en las formas lo que se traduce en unos diseños originales y vistosos.

DISEÑOS DE ALBERTO PEREZ

¿Quién demonios diseña las superestaciones espaciales?

CRÍTICA DE STAR WARS 7 EL DESPERTAR DE LA FUERZA por HK-47

Soy un fan correligionario de la saga y siempre he vivido rodeado de la épica que representa el universo de George Lucas. Quiero hacer énfasis en esto, he visto cada película de la trilogía original una cantidad de veces indecente, he jugado a prácticamente todos los videojuegos de Star Wars, he leído los libros que he podido y la concepción estética de la producción (trajes, arquitectura, diseño de naves y demás) ha influido de manera determinante en mi carrera. Mi primer recuerdo sobre la saga es de emoción. Yo debía ser un crío muy pequeño, pero el final del Episodio 4, con Luke, Han y Chewi recibiendo medallas al son de la increíble sinfonía de Williams me puso los pelos de punta y creo que fue la primera que vez que cualquier expresión artística me afectaba de esa manera.

Existen básicamente dos tipos de fans de Star Wars; los que aceptan la trilogía posterior de George Lucas, y los que no. Yo vomité al ver el Ataque de los clones, lloré al ver a JarJar binks y grité al oír hablar de los midiclorianos. Así que queda clara mi postura al respecto.

Disculpen el exceso de introducción, pero quiero dejar claro que soy el espectador perfecto para Disney. El que se embelesa con la figura del precioso Halcón Milenario surcando el cielo. Además soy fan total de JJ Abrams, por que ambos compartimos referentes fílmicos de nuestra juventud, especialmente las películas de Amblin Entertaiment, Los Goonies, El vuelo del Navegante o Cuenta Conmigo.

Y he aquí que me hayo frente a las esquivas letras de presentación de Star Wars 7 en un cine que no está a la altura de la circunstancias, hecho que no ha de desviarme de mi cometido. Luke Skywalker anda perdido y una nave imperial gigantesca ocupa la pantalla, las primeras trazas de la palabra “homenaje” se dibujan en mi subsconsciente sin atisbar (de momento) la magnitud que este concepto alcanzará a lo largo de todo el metraje.

Pero vayamos por partes. Aparece Oscar Issac (todo un fichaje) y su droide astromecánico BB-8 (otro fichaje) y de repente le da unos planos secretos ante la llegada de los malos para que termine perdido en un planeta desierto.

STOP

Abrams se te aparece en la butaca de al lado en este momento y te guiña el ojo apuntándote con el dedo a lo Julio Iglesias.

Ok, no pasa nada, sigamos viendo la peli, vale que a Laurence Kasdan no se le ha ocurrido otra manera diferente de abrir el nudo narrativo de la cinta, lo pasamos por alto, otro trago al refresco y seguimos.

Y entonces la película empieza a coger fondo, forma, cuerpo e interés. ¿Por qué? Por la aparición de Rey.

Verla cogiendo chatarra de un destructor imperial para conseguir un mendrugo de pan te mete en el universo de Star Wars de la mejor manera. Aquí Abrams se lo toma con calma, ralentiza el ritmo, porque sabe que lo está haciendo bien, mostrando una de sus mejores virtudes como director: contextualizar.

Vayamos un momento a la segunda línea argumental del comienzo del film: El renegado.

Los malos (llamados Primera Orden) se nos presentan como soldados imperiales con un diseño muy muy molón, su capitán Phasma tiene un poder iconográfico tremendo (eso es todo lo que aporta a la película) y los primeros compases del Villano villanoso Kylo Ren dan muy bien en pantalla, presentando a un enemigo muy poderoso, con capacidades de control mental y unas habilidades para moldear “la fuerza” hasta el punto de paralizar un rayo blaster proveniente del macarra Poe Dameron.

Pero también tenemos la aparición de Finn (Jon Boyega), un Stormtropper que fue raptado de niño y entrenado para ser soldado, el concepto Clon desaparece para dar paso a un ejército de soldados regulares en el clásico concepto de la palabra. Este chico tiene dudas, debe ser que no lo entrenaron bien, en el momento de la verdad no tiene huevos de apretar el gatillo.

El cruce de líneas argumentales sucede en Jakku, el planeta desértico donde malvive Rey metida en un ATAT Walker. Aquí Finn da signos de su gran corazón al querer salvar a Rey de unos jinchos galácticos que le quieren robar el bocata. Este impás de humor queda muy bien, Rey se basta y se sobra contra los malotes.

Y mientras huyen se encuentran con el Halcón Milenario a tope de gasolina en medio del desierto, y a su vez se encuentran con Han Solo en medio del espacio…..

STOP!!!!!

Ok vamos a parar, vamos a dejar de analizar la película escena por escena, casualidad por casualidad, coincidencia por coincidencia, vamos a dejar de hacer de fan cabreado, de friki resentido. Porque JJ Abrams no quiere eso, quiere que cojas la sensación de la película, que te fijes en el aroma retronasal, que te sientas como un niño otra vez. ¿Es ésta una apuesta valiente? No ¿Es ésta una apuesta inteligente? Mucho. Consigue atrapar tres generaciones de espectadores y hacer caja de una manera nunca vista, y Disney se lo agradece.

¿Y cuál es el precio que debes pagar por ser tan complaciente?

La respuesta es sencilla; el precio que se paga es el olvido.

Independientemente de que la mitad del planeta fuera a ver la película, el poso que deja es corto. No hay ninguna escena que se te quede grabada a fuego en el subconsciente, esa escena que repites cuando cierras los ojos la noche después del cine. Ni siquiera la muerte de Han Solo te golpea al estómago de esa manera.

Incluso la triste segunda trilogía de Lucas poseía dos escenas épicas inolvidables (combates contra Darth Maul y batalla final Anakin / Obi wan). Es cierto que John Williams creó dos sinfonías poderosísimas para ambas escenas, cosa que aquí pasa completamente desapercibida.

En realidad es una vergüenza que a estas alturas de la vida de un fan, si mira atrás en el tiempo se de cuenta de que la mejor versión del universo Star Wars se encuentre en dos videojuegos (Caballeros de la Antigua República 1 y 2) donde la profundidad de los personajes, el hilo argumental y la capacidad de sorpresa supere a las últimas cuatro películas de Star Wars de una manera alarmante.

Esta película no pasará a la historia, y lo peor de todo es que nadie se lo va a pedir, porque nuestras expectativas están tan domesticadas que ya nadie espera un “Apocalipsis now” o un “Club de la lucha” , una obra de arte valiente o profunda.

Ojo, a Star Wars no le pido la profundidad filosófica de Blade Runner, pero vivimos la edad de oro de los guionistas de T.V y Cine y una obra menos autoreferenciada se podía haber creado perfectamente. Tenemos los ejemplos claros del Caballero Oscuro de Christofer Nolan o más recientemente el Mad Max de George Miller, dos ejemplos que sirven para ilustrar la valentía de dos directores curtidos que agarran estas franquicias mundialmente famosas y crean dos obras de arte inmensas.

El futuro está claro. Disney no intenta hacer historia con sus dos películas de Star Wars por año, la saga se convertirá en radio-fórmula como un teengroup que se adhiere a los cánones establecidos para mantener esa sensación de dejavú continua y se vende como una revolución musical construida a base de samplers de temas de los 70.
Esa falta de ambición creativa, esa falta de curiosidad por investigar los límites de una mitología tan rica y fascinante como ésta se me antoja imperdonable, pues cuando más valiente y visionario tendría que haber sido el amigo Abrahms, al que tengo sentado a mi lado en el cine, más conservador y remilgado se ha vuelto, así que me giro y le digo:

¿En serio? ¿Una tercera estrella de la muerte con un punto débil fácil de encontrar por una mierdecilla de nave? ¿Pero quién construye estas superestaciones espaciales? ¿Santiago Calatrava?

‘CREER EN SERIE’, 10 Capítulos que pagaría por no haber visto, por Jana.

Al parecer, el hijo del archiconocido narco Pablo Escobar no está nada contento con el resultado del trabajo de Jose Padiha, y no ha dudado en hacer pública su pataleta en contra de la serie ‘Narcos’ de Netflix, a quien no descarta demandar si el dinero y la fuerza le acompañan.

Si bien es cierto que su rechazo a la hipocresía del pensamiento norteamericano está más que justificado (latente en la serie, a pesar de su intento de lanzar el mensaje de que “la política estadounidense de declarar la guerra a los proveedores de la droga está errada” en palabras del propio director), nos queda la duda de si la verdadera razón de su enfado reside en el casi ridículo retrato que de él hace el realizador brasileño, presentándolo como un niño anodino, entradito en carnes, y cuya excesiva inocencia no le hace parecer demasiado listo en los pocos segundos de metraje que se le conceden. O si tal vez el detonante de su ira fuera la negativa del equipo de Narcos a contar con su inestimable asesoramiento, o su NO también rotundo a pagar por él. Le parece lícito hacer fortuna con la memoria de su padre, pero no que lo hagan otros…

..la maravillosa voz de Boyd Holbrook (en el papel del agente de la DEA Steve Murphy) como hilo conductor, te embelesa desde el minuto uno para dejarte con ganas de más, capítulo tras capítulo…

A mi, al margen de valoraciones éticas, morales, familiares o narcóticas, no me queda más remedio que defender a capa y espada la serie de Netflix en aras de las supervivencia y cercana hegemonía seriéfila en el mundo del entretenimiento audiovisual.

Otros, en general el público hispano, parecen no perdonar el hecho de que el papel protagonista se haya quedado en manos de un brasileño, que no ha sido capaz del todo de calcar el acento colombiano, y que además no tiene un gran parecido físico con el capo (al menos no tanto como el protagonista del culebrón El patrón del mal’, Andrés Parra).

Sin embargo, su actuación le ha valido a Wagner Moura la nominación al Globo de Oro, mi respeto (dato ‘superimportante’) y la devoción de miles de seguidores de la serie, que no solo le hemos perdonado sus fallos de dicción, sino que hemos visto en ellos un mérito aún mayor para una interpretación mágica que le nació en el estómago y le traspasó la piel, para después acariciar la nuestra.

Cuando una historia ya está escrita, el único mérito reside en cómo contarla. Y ésta no puede estar mejor narrada. Se podría decir más y de otra forma, pero hay que elegir un camino y a mi el emprendido por Chris Brancato, Doug Miro, Carlo Bernard al compás de Jose Padiha me ha parecido magistral. No esperaba menos de él después de habernos regalado joyas como Tropa de Élite y su secuela, dejando su talento por encima de toda duda razonable.

En fin, atendiendo a las críticas leídas y oídas diré que en ‘Narcos’ no se cuenta toda la verdad, ni todo lo que se cuenta lo es. Pero lo cierto es que el formato policiaco clásico, con la maravillosa voz de  Boyd Holbrook (en el papel del agente de la DEA Steve Murphy) como hilo conductor, te embelesa desde el minuto uno para dejarte con ganas de más, capítulo tras capítulo… tras capítulo. Hasta sentenciarte en el décimo hasta luego a la tediosa espera de la deseada segunda temporada.

Una espera que habrá que pasar consolándose con otras. Sé que al principio ninguna parecerá estar a su altura. Ninguna vendrá a darte lo que ella te daba, pero al final encontraremos otra que nos dilate las pupilas y nos deje la boca abierta, otra que, en definitiva, nos vuelva a hacer creer.

Esta primera entrega son 10 capítulos que ahora pagaría por no haber visto. Pero solo para tener la oportunidad de poder hacerlo de nuevo.

Por Jana.

Wagner Moura en la piel de Pablo Escobar

Bienvenid@s a www.kamisity.com

Bienvenidos a la que desde hoy queremos que sea tu casa. La casa de tus ideas y las nuestras.

Somos hermanos, diseñadores, manchegos y estamos locos por el cine, la música, los cómics, los videojuegos… en fin, estamos locos y punto.

No nos gusta que las grandes empresas nos digan cómo tenemos que vestirnos, cómo debe ser nuestra taza del desayuno, y qué dibujo debe llevar nuestra sudadera para acabar siendo igual que las de los otros 20 que están en el bar de turno tomando una caña.

Nos gusta lo diferente, nos gusta Albacete y nos encanta poder hacer posible que todas esas pasiones se hayan materializado en muestra tienda física del Centro Comercial Val General de Albacete y aquí, en nuestra tienda virtual. 

 

EMPIEZA LA DIVERSIÓN EN KAMISITY

Nos hemos decido a lanzarnos a esta aventura para poner en la calle todo el humor, el potencial y la creatividad de la que nuestra tierra ha hecho bandera desde siempre por méritos propios, y para crear una comunidad donde el interés por la cultura, el cine, las series, la literatura y cualquier otra tendencia o rareza se puedan dar la mano.

Aquí abrimos las puertas a las ideas, las opiniones, las chaladuras, la extravagancia, la diversión… al genio y a tu ingenio.

Únete a Kamisity.

BIENVENID@ A KAMISITY.

Si estas aquí es por que te interesa dar salida a tu creatividad y sacar rendimiento con ella. En kamisity somos diseñadores gráficos y sabemos lo que cuesta abrirse paso y ganar dinero con tu creatividad por eso ponemos a tu disposición una plataforma para hacerte oír.

Nuestra principal actividad es el diseño e impresión digital de camisetas así que debes tener muy en cuenta el formato final donde va a ser representado tu arte.

Tanto si eres fotógrafo como diseñador, pintor o incluso poeta tenemos un lugar para tí.

En KMST nos haremos cargo de preparar tu página donde se incluirán tus diseños, una imagen que te defina y una pequeña “Bio” (descripción de trayectoria, estilo o currículo)  para mostrar lo mejor posible tu producto

¿Y QUE GANO YO DE TODO ESTO?

Aquí hablamos claro y te decimos que ganaras 3€ por cada camiseta vendida cuando el diseño sea para camiseta negra u oscura y ganaras 2€ por cada camiseta vendida cuando el diseño sea para camiseta blanca.

La camiseta negra tiene un precio fijo de 18€ y la blanca un precio fijo de 16€.

La diferencia radica en el precio de coste de la impresión, para alcanzar la calidad de impresión necesaria sobre una camiseta oscura se debe lanzar primero una capa de tinta blanca y posteriormente la capa de color. Eso encarece el precio de coste ostensiblemente de ahí la diferencia de precio dependiendo de la tela de fondo.

Distribución de ganancias sobre precio.

COSTE CAMISETA + IMPRESIÓN
KAMISITY
ARTISTA

¿DONDE QUEDAN MIS DERECHOS DE IMAGEN?

Tus logos, ilustraciones, fotografías, poemas etc…  te pertenecen exclusivamente a ti, a nosotros nos cedes temporalmente el derecho de reproducción (evidentemente para poder hacer las camisetas).

Para hacernos llegar tu arte tienes que ponerte en contacto con comercial@kamisity.com ,en ese momento tendrás que aceptar la cesión de derechos de reproducción y la verificación de que los archivos enviados son creados por tí y no los has sacado de ningún sitio 😉